Dispensadoras automáticas que rompen con el tabú

Actualmente existen diversos artículos eróticos en el mercado, por lo general suministrados en tiendas especializadas llamadas sex shop; estas tiendas han tomado mayor vigencia pero aún existen algunos tabús y creencias que cohíben a las personas para entrar a hacer sus compras.

Pensar en el hecho de ser atendidos por una persona que los mire a los ojos, que conozca sus gustos y necesidades sexuales, es tal vez una de las razones principales por las cuales los colombianos prefieren no acudir a estos sitios, sin dejar de un lado los prejuicios que se pueden adquirir si alguien conocido los ve salir de un lugar como este.

Pero está de más saber que utilizar productos eróticos para salir de la monotonía con su pareja o adquirir artículos que permitan autosatisfacerse en la intimidad sin necesidad de estar con otra persona, son prácticas recomendadas por los expertos, quienes aseguran que mediante éstas es posible reforzar las relaciones en pareja y aprender a conocerse, según sea el caso.

De tal manera, que tomar la decisión de comprar un objeto sexual no debe ser visto como un tabú sino todo lo contrario, como un acto lleno de cultura que busca mejorar la calidad sexual de los individuos, una realidad un tanto lejana en el país.

El mercado está evolucionando y buscando diferentes alternativas que permitan acceder a estos artículos sin necesidad de lidiar con los prejuicios sociales a los que los potenciales compradores se puedan someter. Una de estas alternativas nace con las dispensadoras automáticas y las funciones que estas prestan.

Teniendo en cuenta lo anterior, Inssa, comercializadora de dispensadoras automáticas, tiene una nueva propuesta de negocio que consiste en adaptar las dispensadoras para el suministro de los artículos eróticos de manera automática y sin ayuda de ningún vendedor.

Cumplir sus fantasías sexuales ya no será un tabú

Con estas máquinas automáticas es posible comprar lo que se quiere sin preocuparse de lo que piensen los demás; simplemente se debe elegir el producto, pagarlo y esperar a que sea suministrado. Sin lugar a dudas con esta innovación de negocio será posible mitigar los prejuicios que se generan alrededor de este tema.

Si bien es cierto que estas dispensadoras al ingresar al mercado pueden beneficiar a los comerciantes y usuarios de una manera muy significativa, es importante tener presente que se deben elegir muy bien los puntos de ubicación de dichas máquinas para no afectar la esfera familiar, ni privada.

Un buen lugar para ubicar estas dispensadoras pueden ser los moteles, donde solo tienen ingreso mayores de 18 años, las personas pueden encontrar una alternativa para suplir sus gustos en pareja, con los diversos productos que se exhiben.

En bares y discotecas también se pueden implementar estas máquinas; otro aspecto importante es elegir bien el surtido de productos para no caer en lo risible, desviando el objetivo de esta iniciativa.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

btnimage